bebes y pañales
bebes y pañales
envios gratis por compras superiores a $100.000

Bebes y Pañales

¿Te podemos ayudar?

bebes y panales
telefono

¿tienes alguna inquietud?

telefono (+57 1) 313 6887



Disciplina positiva: trucos para lograrlo


El término "disciplina" deriva de una palabra que significa "enseñar", no castigar (de ahí viene la palabra discípulo).
El objetivo debería ser enseñar a los niños a comportarse adecuadamente, a controlarse y a mostrar respeto hacia los demás: La enseñanza y aprendizaje son la clave de todo. Si sabemos qué queremos enseñar y lo que nuestros hijos pueden aprender según su edad y condiciones será un poco más fácil poner en práctica las estrategias necesarias para conseguirlo.
Ten en cuenta que cuanto más sencillo sea el mensaje que se les quiere enseñar y menor sea el tiempo que transcurre entre la acción y su consecuencia, más fácil será el aprendizaje.
La aprobación de los padres es una de las mayores motivaciones de los bebés. El amor y la atención de sus padres es la mayor recompensa que pueden obtener y no dudes en que se esforzarán mucho por obtenerlos.

¿Cuándo surgen los problemas?

Cuando los padres se concentran demasiado en las conductas negativas y no ven las cosas buenas que sus hijos hacen para complacerlos o no les prestan atención empiezan a surgir los problemas con la disciplina. A menudo estos problemas de disciplina desaparecen cuando los padres reorientan su atención al aspecto positivo y estratégicamente pasan por alto el negativo. Nada es más eficaz que la aprobación de los padres. Si el niño siente que es capaz de hacer lo que las personas importantes para el quieren que haga estas recompensas "personales" le ayudan a sentirse orgulloso de sí mismo y a responder a la próxima dificultad que la vida le presente.

Cuando los métodos de disciplina no funcionan... Trucos y consejos para reorientarse

Aquí te presentamos algunas causas por las que fracasamos y algunas estrategias para obtener mejores resultados:

Las instrucciones son demasiado generales.

Instrucciones como "Pórtate bien" o "Sé bueno" no tienen mucho sentido para los niños de corta edad. Especifica lo que quieres que haga con instrucciones claras tales como "No grites" o "Devuélvele el juguete a tu hermanito". Si saben lo que se espera de ellos pueden hacerlo de forma sencilla.

La tarea es demasiado grande.

Son muy pocos los niños que entienden el concepto "Ordena tu cuarto". Los niños responden mejor a instrucciones como "Recoge los bloques" o "Pon tu ropa sucia en la cesta". Si logran realizar varias tareas pequeñas con éxito, se sentirán animados para hacer la próxima. Por tanto, divide la tarea en pequeñas tareas concretas.

El niño no ve la relación directa entre su conducta y la recompensa o consecuencia.

Si la consecuencia ocurre mucho después de la falta, el niño no aprende nada. Las consecuencias deben ser inmediatas.
Cuanto más pequeño sea el niño, más corto debe ser el periodo de tiempo que transcurre entre la acción y su resultado. Para las recompensas se puede esperar un poco más, pero también hay que tener en cuenta la edad del bebe, ya que su memoria no es tan a largo plazo. Recompensar una semana más tarde tampoco funciona.

Se espera mucho autocontrol del niño.

Los niños muy pequeños saben que la palabra "no" significa dejar de hacer lo que están haciendo, pero no pueden pensar en otra alternativa si aún tienen la tentación a la mano. Por ejemplo, el bote de dulces resultará muy tentadores para el niño a menos que le ofrezca otra actividad lejos.

Demasiados "no"

Si todo son prohibiciones al final no prestará atención a ninguna de ellas. Los padres deben elegir las batallas que quieren pelear y enfocarse en uno o dos temas como máximo a la vez. A medida que se vayan superando esos temas se podrán elegir otros.

El niño o los padres están muy cansados.

Si tu estás más disgustado que el niño no podrás enseñarle nada que sea realmente importante. Date un respiro. Evita perder el control, sal del cuarto y vuelve a entrar cuando estés en condiciones de afrontar la situación con serenidad.

Si tu hijo tiene hambre, está cansado o furioso tampoco podrá aprender nada útil. Aléjalo de la situación en la que se encuentra y dale lo que necesita para recargar las energías (un abrazo, una siesta o un snack) y luego inténtalo de nuevo.

Artículos Relacionados

Consejos para conservar la autoridad

Una de las quejas más comunes de los padres hoy día es que los hijos no respetan su autorid..
Ver más

Enseña a tu bebé a guardar sus juguetes

Bebés y orden no son cosas que se lleven muy bien... ¿Verdad?Los bebés tienen un concepto ..
Ver más

Pataletas infantiles: consejos para controlarlas

Por lo general, estos episodios que tanto disgustan a los padres se presentan durante la primera infancia..
Ver más
@2015 BebésyPañales.com - Lo esencial para tu bebé - Powered by: Income Digital